Desde 0 Hasta el Lanzamiento: 6 Pasos Para Crear Tu Primera Web

rocketship

Escalar una montaña habitualmente lleva meses o años de duro trabajo. Tanto la escalada en sí como prepararse para hacerlo.

Crear o hacer marketing de un negocio con éxito es muy similar. Lleva años de duro trabajo aprender, experimentar y practicar el camino hacia el éxito.

La mayoría de los artículos que escribo en mi blog están pensados para marketers  de nivel intermedio o experimentado y propietarios de negocios.

Pero eso no es justo. 

De vez en cuando recibo un correo electrónico de un lector (sí, los leo todos), donde me dice que le ha encantado un artículo que acabo de publicar – Me encanta eso. Pero, me dice que la mayor parte del contenido se escapa a su entendimiento.

A veces me olvido de esos lectores que simplemente están dando sus primeros pasos en la montaña del marketing.

Si eres uno de esos lectores: Lo siento. Pero hoy, espero poder compensártelo.

La pregunta más común que recibo de lectores principiantes está en la línea de: “¿Cómo consigo tener un sitio web en funcionamiento de forma que pueda empezar a probar tácticas de marketing?”

Es una gran pregunta. Una que merece respuesta.

Hoy, voy a introducirme en el proceso de conseguir un sitio web en funcionamiento desde cero. Lo he dividido en pasos claros, y he intentado hacer que las cosas sean tan simples como sea posible.

Descarga esta hoja de trabajo gratuita y aprende cómo crear sitio web.

¿Preparado? Allá vamos…

¿Por qué no deberías depender de sitios de terceros?

Todo el mundo ha visto anuncios de sitios que te permiten “¡crear un sitio web pulsando un botón!”.

Estas son normalmente plataformas de blogging.

Sitios como:

  • Blogger
  • WordPress.com
  • Tumblr
  • TypePad
  • Wix
  • etc.

La mayoría ofrecen planes gratuitos y de pago.

image24

Entiendo porqué estos sitios serían realmente tentadores para un nuevo propietario de un sitio web, pero realmente deberías evitarlos.

Si simplemente estás enredando y el blogging es una afición – no hay problema – siéntete libre de utilizar estos sitios.

Pero si estás intentando construir un negocio, estás destinando al fracaso.

Resultado final: ¡No lo hagas!

Aquí tenemos algunas razones del porqué:

Razón #1 – No ahorra dinero: Te enganchan con la oferta gratuita. Pero luego descubres que no puedes hacer mucho con ese plan gratuito.

Por supuesto, puedes configurar un blog básico, pero tiene anuncios (que no te benefician), consigues un soporte terrible, y tienes limitaciones de espacio significativas.

Así que entonces decides mejorar y cambiarte a un plan de suscripción.

image03

Aunque no son extremadamente caros, tampoco son baratos.

Comparados con el alojamiento de tu propio sitio, es similar – a veces más caro.

Razón #2 – Es mucho más restrictivo: Este es otro asesino para mí. Al principio, no vas a personalizar tu sitio web demasiado – lo entiendo.

Pero impedirás el crecimiento si utilizas una de estas plataformas. Comparadas con cualquier sistema de gestión de contenido (CMS) independiente real, tienes opciones muy limitadas en términos de diseño, funcionalidad, acceso de archivos y capacidad para personalizar.

Razón #3 – No es mucho (si es que lo es) más fácil: La razón final por la que las personas se ven atraídas a estas plataformas es que prometen que son “más fáciles”.

En realidad, no creo que lo sean realmente.

Si realmente sabes lo que estás haciendo, puedes configurar un sitio de WordPress en 5 minutos:

Cada vez que lo hagas, aprenderás más y te volverás mejor (y más rápido).

Los CMS que voy a mostrarte posteriormente en este artículo son todos más poderosos, personalizables y simples de utilizar (en diferentes grados) que cualquiera de estas plataformas de terceros.

1. Tu sitio web necesita un lugar donde vivir (también conocido como alojamiento)

El primer componente que debes considerar en un sitio web es el alojamiento.

Puede parecer intimidante, pero no lo es.

Piensa en tu sitio web como una colección de archivos. Cuando están “alojados” en tu ordenador (como todos los demás archivos), solamente tú puedes abrirlos.

Cuando tú alojas esos archivos en un servidor, cualquiera puede conectarse a ese servidor a través de Internet.

Las empresas de alojamiento ofrecen espacio en estos servidores, o incluso tu propio servidor dedicado si estás dispuesto a pagar por ello.

Eso es realmente todo lo que hay que hacer.

Compras un paquete de alojamiento de un proveedor de alojamiento y después te permite cargar los archivos de tu sitio web (u ofrecen plugins para hacerlo más fácil). Una vez que hayas conectado un nombre de dominio (eso es el paso 2 – ¡no te adelantes!), cualquiera puede ver tu sitio web.

Hay algunas cosas que querrás buscar en un alojamiento.

Factor de alojamiento #1 – Fiabilidad del tiempo de actividad: Si tu alojamiento no es tan operativo como debería, nadie puede acceder a tu sitio web. Esto es tan malo como no tener un sitio web en primer lugar.

Para la mayoría de los sitios pequeños-medianos en 2015, esto ya no es un gran problema. Sin embargo, aun así deberías tenerlo en cuenta.

Cualquier proveedor de servicio no tiene ningún problema en ofrecer una garantía en el tiempo de actividad. Habitualmente verás algo como “100% de tiempo de actividad de red garantizado”.

image16

Esto no significa que tu sitio esté en funcionamiento el 100% del tiempo, sino que es de esperar que sea cercano a eso. Si tu sitio se cae, estas garantías habitualmente significan que puedes ser compensado con créditos de alojamiento.

En cuanto a lo que se puede esperar, tu sitio raramente debería caerse. Si sospechas que estás teniendo problemas, regístrate para obtener una herramienta de seguimiento del tiempo de actividad como el robot de tiempo de actividad. Te dirá si necesitas encontrar un nuevo alojamiento web.

Factor de alojamiento #2 – Atención al cliente: Las cosas van a ir mal. Es un hecho. Si eres un principiante con los sitios web, vas a cometer errores de vez en cuando.

Habitualmente, las cosas son fáciles de arreglar, al menos lo son para un experto.

Digamos que haces algo o algo fuera de tu control que causa que tu sitio se caiga. Cuanto más tiempo esté caído, más te está costando.

Si tú has cometido el error, será probable que tu sitio esté caído hasta que el problema se haya arreglado. Ahí es donde necesitas un buen soporte. La mayoría de los equipos de soporte buenos incluso tendrán copias de seguridad completas de tu sitio que pueden restaurar si pasa lo peor.

Busca en el sitio web detalles sobre el equipo de soporte del alojamiento:image15

Aunque puede que te guste utilizar el correo electrónico, es definitivamente la peor forma de soporte cuando el tiempo es esencial.

Querrás poder contactar con tu soporte por teléfono y/o chat en vivo. Ambas son mejores, pero al menos una es necesaria.

Factor de alojamiento #3 – La velocidad es el rey: Aunque no voy a entrar en detalles concretos ahora mismo (no son importantes antes de tener tu sitio en funcionamiento), la velocidad el sitio es extremadamente importante para el SEO.

Los sitios rápidos no solo se clasifican mejor, sino que un sitio rápido también te ayudará a maximizar tus conversiones.

El alojamiento solo es una parte de la ecuación, pero es una importante. La diferencia entre un alojamiento bueno y uno pobre puede ser una diferencia de más del 50% en el tiempo de carga, lo que es enorme.

¿Cómo encuentras un alojamiento rápido?

Esto es difícil, porque no existe una forma fácil de compararlos.

Puedes encontrar artículos que afirman haber comparado alojamientos web, pero es difícil hacer eso y mantener iguales todas las variables:

image25

Además, tienes que tener cuidado sobre en quién confiar. La comisiones de afiliado de un alojamiento están habitualmente por encima de $50, así que algunos blogueros dirán cualquier cosa para hacer que te registres en ciertas empresas. Es por esto que muchos blogueros promueven agresivamente sitios de alojamiento como Bluehost y HostGator.

La velocidad del alojamiento es una cosa de la que nunca estarás 100% seguro hasta que lo pruebes (o si obtienes recomendaciones de confianza). Habiendo dicho esto, ten en cuenta las prácticas siguientes:

  • Evita el alojamiento compartido – Alojamiento compartido significa que estás compartiendo un servidor con una multitud de sitios diferentes (a menudo cientos o miles). Es lento, y si eres desafortunado y compartes con sitios de spam, incluso puede ser penalizado por Google. El alojamiento VPS (a veces compartido pero de mejor forma) o el alojamiento dedicado (mejor opción) son alternativas sólidas.
  • Obtienes lo que pagas – El alojamiento es uno de los mayores costes al comenzar un nuevo sitio web. Si tienes un presupuesto extremadamente limitado y quieres conseguir el alojamiento más barato, está bien, pero no esperes nada increíble por $5/mes o menos. En general, cuanto más estés pagando, más rápido será el alojamiento.

Pasa más tiempo en foros de alojamiento web hasta que encuentres algunos alojamientos web con los que te encuentres cómodo intentándolo.

Entonces compara servicios y precios y escoge un plan que funcione para tu presupuesto. Después, puedes moverte hacia el Paso 2.

2. El nombre perfecto

Es el momento de empezar a pensar en lo que será tu sitio web.

Si ya tienes una idea en mente, esto será fácil. Si no es así descubre cuál será tu gran idea:

La razón por la que necesitas tener al menos una idea general de lo que será tu sitio es porque es el momento de escoger un nombre para ello.

Nota importante: No existe el nombre de dominio perfecto. Aunque algunos nombres pueden ser algo mejores que otros, definitivamente es una parte muy pequeña de tu negocio comparada con el contenido real en tu sitio web. Piensa en algunos nombres usando los siguientes métodos, después apártalos durante una noche y escoge tu favorito por la mañana.

Opción #1 – Método de la fuerza bruta: Si eres una persona particularmente creativa, puedes intentar dar con un nombre de dominio genial que salga de tu cabeza.

Esto era mucho más fácil hace algunos años cuando se habían seleccionado menos nombres de dominios, pero todavía es posible si te pones creativo.

Escoge cualquier registrador de dominios (donde puedes comprar el dominio) y después busca los nombres de dominios que se te han ocurrido. Te dirá si el dominio está disponible para comprarlo o no.image12

Ten en cuenta que debes intentar evitar el uso de guiones en el nombre del dominio. Si eres nuevo observa esta lista de las mejores prácticas para nombrar un dominio.

Algunos de los registradores de dominios mejor clasificados son:

Realmente no importa qué registrador elijas, todos funcionan de forma bastante similar.

Opción #2 – Utilizar una herramienta: Si necesitas una pequeña chispa de creatividad, hay varios generadores de nombres de dominios gratuitos geniales a tu disposición.

Funcionan de forma ligeramente diferente entre ellos, pero el proceso es generalmente el mismo.

Introduces una o dos palabras clave y después el generador buscará formas de combinar esos nombres. La parte realmente conveniente es que también te muestran si el dominio está disponible para ser registrado.

Puedes registrar un nombre a través del enlace que te proporcionan (que será un enlace de afiliado), o simplemente ir a tu registrador favorito y hacerlo.

El primer ejemplo de herramienta que tengo es NameMesh. Como el nombre sugiere, intenta engranar las palabras. Si marcas el botón “ocultar registrados”, solamente verás los nombres de dominios que están realmente disponibles.

image04

Otra buena herramienta es Panabee. Funciona exactamente de la misma forma, pero podría ofrecerte resultados diferentes. Si hay un corazón azul al lado del nombre del dominio sugerido, significa que está disponible para comprarlo.

image21

Muchos de los nombres serán tontos, pero generalmente encontrarás unos pocos que no son tan malos.

Una vez hayas escogido un nombre de dominio necesitas registrarlo y después apuntar tu nombre de dominio a una cuenta de alojamiento. Esto es bastante simple. Tu empresa de alojamiento te enviará un correo electrónico después del registro que contendrá los servidores DNS (que parecen direcciones web).

Si escribes en Google “[nombre del registrador del dominio] + servidores DNS”, puedes encontrar habitualmente un documento de ayuda que te mostrará dónde introducir tu nombre de dominio en tu cuenta de alojamiento.

Aquí está el aspecto que tiene Namecheap:

image07

3. Hacer la construcción y edición de tu sitio web fácil con un CMS

CMS significa sistema de gestión de contenido.

Recuerda que almacenas los archivos de tu sitio web en un servidor de alojamiento. Si realmente quisieras, podrías editar estos archivos cada vez que quisieras hacer un cambio en tu sitio web.

Obviamente, es algo pesado hacer esto.

Un CMS te permite editar tu sitio web desde el dominio en sí. Puedes iniciar sesión en el dominio y después personalizar tu diseño, ajustes, contenido, así como crear nuevas publicaciones y páginas utilizando plantillas.

En otras palabras: Hace que crear y actualizar un sitio web sea mucho más fácil y te ahorra toneladas de tiempo.

No hay un CMS perfecto. Hay cientos ahí fuera, algunos mejores que otros. En general, sin embargo, todos los mejores tienen diferentes fortalezas y debilidades.

Estoy actuando bajo la suposición de que simplemente estás intentando obtener un sitio web o blog relativamente básico en funcionamiento (como Quick Sprout). Si es así, ajústate a uno de los CMS populares que voy a explicar, hará tu vida mucho más fácil.

Si estás intentando crear una aplicación web personalizada o una herramienta complicada, vas a necesitar una solución personalizada. Asóciate con un desarrollador para tu proyecto o contrata a una firma de desarrollo.

Sería imposible mostrarte paso a paso cómo instalar cada uno de estos en cada alojamiento, pero puedes encontrar un tutorial si escribes en Google o buscas en YouTube:

“instalar [nombre CMS] [empresa de alojamiento]”

Opción #1 – WordPress: WordPress es el rey de los CMS. Es de lejos la opción más popular.

Simplemente para ahorrarte algo de confusión: WordPress.com es el sitio web de terceros donde puedes crear blogs gratuitos y WordPress.org es donde puedes descargar el software de WordPress para instalarlo en un sitio web.

WordPress llegó a la fama siendo una fantástica plataforma de blogging. Si principalmente estás buscando configurar un sitio web basado en un blog, es una gran opción.

Cuenta con un backend de administrador realmente intuitivo que hace que sea simple cambiar las opciones más básicas del sitio, así como crear nuevas publicaciones y páginas.

image06

Una parte que es una fortaleza y una debilidad son los plugins.

WordPress tiene más de 39,000 plugins en su biblioteca – es enorme.

Esto es bueno porque significa que puedes utilizar los plugins para hacer que WordPress haga casi cualquier cosa que quieras.

Sin embargo, no todos los aspectos de los plugins son buenos:

  • Pueden inflar tu sitio – Es importante no cargarse de plugins. Si tienes demasiado, ralentizarán significativamente tu sitio web.
  • Pueden ser riesgos de seguridad – Cuando los plugins están actualizados, son bastante seguros. Sin embargo, dado que la mayoría de los plugins son gratuitos, los creadores habitualmente dejan de mantenerlos. Con el tiempo, pueden convertirse en riesgos de seguridad y puede llevar a que tu sitio sea pirateado.
  • No están muy probados / revisados – Cualquiera puede publicar un plugin para WordPress sin aprobación. Así que cuando instalas un plugin, asumes un riesgo. A veces actualizarás un plugin, y colgará todo tu sitio.

En general es bueno tener plugins cuando realmente los necesitas, pero intenta minimizar cuántos utilizas.

Opción #2 – Joomla: Justo detrás de WordPress está Joomla. No es tan intuitivo, pero aun así es relativamente simple.

image27De nuevo, es bastante fácil crear y editar publicaciones y páginas, y tienes algo de control sobre los ajustes del sitio web.

Como WordPress, Joomla tiene una gran (no a la misma escala) biblioteca de plugins. Pero de nuevo, estos comparten las mismas limitaciones. No han sido probados por nadie, y habitualmente se quedan obsoletos, llevando a riesgos de seguridad.

Opción #3 – Drupal: De estas 3 opciones, Drupal es la más avanzada. Será la más difícil de aprender, pero también te permite personalizarlo más. Es como un lego, donde unes las piezas que quieres (no es fácil para principiantes).

image26

En lugar de plugins, Drupal tiene módulos. No es tan grande como las otras alternativas, pero hay una razón para ello. Drupal te muestra qué módulos están en desarrollo activo y están siendo mantenidos. Esto supone un largo camino para mitigar los riesgos de seguridad.

Realmente no recomendaría Drupal para un principiante, pero si sabes que necesitarás personalización avanzada, puede ser una opción.

Opción #4 – Rainmaker: La Plataforma Rainmaker no está cerca de ser tan popular como cualquiera de las primeras 3 opciones, pero quería incluirla. Ha sido creada por los genios de CopyBlogger y es por esto que sabes que es un producto de calidad.

La razón por la que lo he incluido aquí como opción es porque no solo es un CMS muy pulido, es un CMS diseñado específicamente para los empresarios de Internet.

Aquí tienes solo algunas de las características que proporciona:

  • Construye sitios de miembros, foros y cursos de formación online
  • Sube, gestiona y vende productos digitales como software, libros electrónicos y más
  • Análisis e informes integrados
  • A/B testing integrada
  • Alojado en la nube, con actualizaciones, mantenimiento y seguridad todo muy cuidado
  • Exporta contenido a WordPress en cualquier momento que elijas

Esas son algunas características muy útiles y únicas que resuelven problemas que los marketers de Internet tienen a menudo, sin tener que encontrar un plugin o un servicio que utilizar.

Te darás cuenta de que se parece en muchos aspectos a WordPress, porque está basado en WordPress.

image08

Una limitación es cuando hablamos de los (entraré en más detalle enseguida).

Rainmaker está limitado a temas Genesis. Actualmente hay 27. Si te gusta la simplicidad, hace que sea fácil encontrar un tema atractivo, así que quizá no sea realmente una debilidad.

Una vez que escojas un tema, es bastante simple aplicar cualquier CSS personalizado o los cambios de diseño que quieras:

image01

Una bonificación realmente grande es que soporta muchos tipos de contenido.

En lugar de tener que comprar una herramienta de landing page o encontrar una buena plataforma de podcasting, puedes utilizar las herramientas de contenido proporcionadas.

image11

Finalmente, puedes monitorizar el tráfico y hacer una optimización de la tasa de conversión directamente en el CMS. Esa es una característica increíble, y se hace de forma simple, lo que es genial para los principiantes.

La limitación principal es que si quieres una característica que no venga integrada, te has quedado sin suerte. No hay plugins en la plataforma Rainmaker por el momento, así que lo que ves es lo que hay.

4. Crea tu marca escogiendo un diseño

En este punto tienes alguna clase de sitio web en funcionamiento con suerte.

Ahora tenemos que hacerlo increíble.

Para cualquier CMS principal, puedes instalar temas. Los temas están construidos en el CMS básico, pero están personalizados para funcionar y tener una apariencia diferente. Esto permite que los temas sean construidos para diferentes negocios: artistas, empresarios, podcasters, negocios locales, etc.

Voy a tratar los temas para los 3 CMS principales que te he mostrado anteriormente. Todos funcionan de forma bastante similar.

Cómo encontrar un gran tema de WordPress: Tienes algunas opciones diferentes cuando se trata de temas. La primera opción es buscar dentro de WordPress.

Vete a “Apariencia > Temas” en el menú lateral y después haz clic en “Añadir nuevo” en la parte superior:

image14

Puedes ordenar los temas por “destacados, “populares” o cualquier “filtro de característica” avanzada que estés buscando.

Si te gusta el aspecto de la miniatura del tema, haz clic en cualquier parte sobre él para hacer aparecer una ventana de visualización previa.

image10

Si te gusta la visualización previa (en el panel derecho), haz clic en instalar. Si no, haz clic en el botón “X” y volverás a tu página de búsqueda.

Una vez instales un tema, tienes que activarlo para que tenga efecto en tu sitio web. Puedes hacerlo directamente desde la pantalla de instalación con éxito, o volver a la página de tus temas principales y verás tu nuevo tema como opción.

image19

Haz clic como antes, pero esta vez habrá una opción “Activar”, así como una opción “Visualización previa en vivo” si no estás seguro de si realmente quieres activarlo.

La segunda opción es encontrar un tema usando un sitio de un tercero. Habitualmente son temas de pago, así que espera pagar $30-60. Puedes encontrar algunos temas gratuitos geniales, pero los mejores son todos opciones de pago.

Es una tarifa de pago único, y la recomiendo si vas en serio con tu negocio. Sin embargo, siempre puedes empezar con un tema gratuito y convertirlo a uno de pago más tarde.

El mercado más conocido es Themeforest, pero si te gustaría probar otros, simplemente busca “temas de WordPress” en Google.

Lo que encontrarás con Themeforest es que hay muchas más opciones:

image02

Puedes ordenar los temas por categoría, etiqueta, precio, popularidad y más. A la derecha verás un precio para el tema, así como la cantidad de ventas que tiene debajo del precio.

Si haces clic en un tema puedes ver cualquier evaluación así como una visualización previa y más detalles.

Con un tema de pago, no solo obtienes mejores temas en general, sino que también obtienes soporte del creador del tema en sí, que puede ser muy útil para los principiantes.

Encontrar un tema de Drupal: Drupal, como WordPress, tiene su propio almacén de temas. La diferencia es que está ubicado fuera del panel de administrador.

El motor de búsqueda no es muy sencillo, pero tienes una cantidad decente de opciones de temas (sin embargo, no diría que tan buena como la de WordPress):

image17

No hay una visualización previa fácil en la mayoría de los casos, tienes que ir a cada tema y buscar enlaces para la documentación y demostraciones.

Si encuentras uno que te guste, desplázate hacia abajo un poco debajo de la introducción del tema hacia la sección de descargas. Descarga una de las versiones más recientes:

image09

Presta especial atención al número de la versión. Los temas de la Versión 6 no funcionarán en la Versión 7 de Drupal y viceversa.

Tienes que cargar el tema en Drupal en el directorio de temas:

/sitios/todos/temas/NombreDeTuTema

Después, navega a “Administrar > Temas” y haz clic en “Habilitar” en el nuevo tema. Finalmente, tendrás que ir a las preferencias de usuario y seleccionar el nuevo tema.

Suena más difícil de lo que es, aquí tienes un corto tutorial que te muestra cómo hacerlo:

También puedes comprar temas de pago para Drupal, lo que recomiendo encarecidamente. Son mucho más fáciles de explorar, además de que habitualmente tienen mejor aspecto. De nuevo, puedes utilizar Themeforest o cualquier otro mercado de temas que te guste:

image00

Encontrar un tema de Joomla: Joomla es un poco diferente ya que necesitarás encontrar un tema en un sitio de un tercero, pero si buscas “temas gratuitos Joomla” puedes encontrar muchas opciones gratuitas sólidas.

Alternativamente, puedes utilizar todavía Themeforest o cualquier otro mercado de pago.

image13

La instalación es bastante simple. Tienes que descargar el tema y después subirlo a tu CMS.

Observa el siguiente vídeo o sigue esta guía de instalación de plantilla de Joomla para ver cómo hacerlo:

5. Cómo editar tu sitio web sin arruinarlo 

Recuerdo ser un completo principiante en todo lo que respecta a Internet y tener miedo de romper un sitio web. Aunque no es probable que ocurra si tienes cuidado, puede pasar.

Una de las formas más importantes de proteger tu sitio web es utilizando un child theme. Un child theme es generalmente una hoja de estilo que se guarda separada del resto de los archivos de tu tema.

Puedes introducir CSS en un child theme para personalizar el aspecto de tu sitio web. Hay 2 razones para que hagas esto:

  1. Es difícil romper tu sitio – Siempre puedes ir a tu alojamiento y simplemente borrar los archivos del child theme si es necesario.
  2. Te protege de actualizaciones – Si actualizas un tema en WordPress (lo que es necesario habitualmente por razones de seguridad), acabará con todos los cambios que hayas hecho en los archivos del tema. Un child theme no se verá afectado, de forma que no tendrás que perder tiempo haciéndolo de nuevo.

Crear un child theme en WordPress: La razón por la que la mayoría de los sitios son pirateados es debido al software obsoleto. Considerando la frecuencia con que WordPress, sus temas y sus plugins quedan obsoletos, necesitas actualizarlo siempre que sea posible.

image23

Un child theme es una necesidad en WordPress.

Crear un child theme involucra crear una nueva hoja CSS (puedes utilizar un editor de texto simple) y añadir información básica del tema (observa la imagen justo a continuación).

Desde ahí solo necesitas subirlo a WordPress (como cualquier otro tema) y activarlo. Dado que no hay funcionalidad en tu child theme, WordPress seguirá utilizando el tema padre o parent theme (mientras lo identifiques correctamente en el child theme).

Aquí tienes una guía completa y simple para crear un child theme.

Una vez tengas el child theme, puedes verlo navegando a “Apariencia > Editor”. Puedes añadir cualquier CSS personalizado que quieras y después hacer clic en “guardar” para que los cambios tengan efecto.

image18

Crear un subtema en Drupal: Si utilizas Drupal, no puedes crear un child theme, pero puedes crear un “subtema”.

Es el mismo concepto, puedes aplicar estilos a los subtemas, que invalidarán el tema padre.

image20

Aquí tienes una guía completa para crear un subtema Drupal.

Crear un tema duplicado en Joomla: No puedes crear child themes en Joomla. Lo más cerca que puedes estar de eso es creando un tema duplicado.

image22Cuando hagas clic en duplicar, creará una copia exacta del tema original y se convertirá en la copia por defecto.

Ten en cuenta que desafortunadamente este no es lo mismo que el child theme. Esencialmente estás creando un nuevo tema duplicado de vez en cuando para servir como copia de seguridad en caso de que algo vaya mal.

6. Después de tener un sitio web en funcionamiento, esto es lo que viene…

En este punto, debes tener un sitio web que funciona, y que tiene un aspecto decente.

Puedes acabar finalmente con la mayoría de los aspectos técnicos y pasar a los temas que originalmente querías.

Aunque variará dependiendo de tu proyecto o negocio, en general, intenta hacer las siguientes 4 cosas después.

Paso #1 – Conseguir un logotipo: Crearte una marca es importante. Un logotipo es una de las formas principales en que los clientes reconocerán tu negocio.

Si ya tienes un negocio, puede que ya tengas un logotipo, lo que lo hace más fácil. Si no es así, tendrás que conseguir la creación de uno. Aquí tienes algunas opciones diferentes para encontrar diseñadores:

  • Fiverr – No conseguirás un logotipo increíble por ese precio, pero puede estar bien para empezar.
  • Upwork – Publica un trabajo aquí y los diseñadores solicitarán crear tu logotipo. Los trabajadores extranjeros habitualmente son muy baratos, mientras que los diseñadores occidentales experimentados costarán bastante. De nuevo, obtienes lo que pagas.
  • Dribbble – Si quieres un logotipo de primera categoría, busca “logotipo” en Dribbble. Explora los diseñadores que aparecen hasta que encuentres un diseñador que te encante. Contacta con ellos y contrátalos. Esta es la más cara de las opciones.

image05

Paso #2 – Escribe redacción básica: Ahora mismo tienes un sitio web bastante vacío. Empieza familiarizándote con tu CMS. Crea páginas básicas como la página “Sobre”.

Después, empieza a llenar tu página principal con el primer mensaje que quieras que vean los nuevos visitantes.

Paso #3 – Instala Analytics: Aunque Analytics no importa ahora mismo, lo querrás muy pronto.

Instala el código de Google Analytics en tu sitio web para poder hacer un seguimiento de cualquier visitante.

Paso #4 – Planifica tu estrategia de marketing: Aquí es donde entra Quick Sprout. Ahora que tienes un sitio web y sabes cómo utilizarlo, es el momento de descubrir cómo vas a conseguir visitantes para el sitio.

He escrito toneladas de artículos sobre la creación de estrategias de marketing y la generación de tráfico, y ahora finalmente puedes utilizarlos:

Conclusión

Antes de empezar con los 6 pasos sobre cómo crear una web, necesito decirte una cosa más: Sé paciente.

Todo el mundo lucha un poco con la construcción de su primer sito web y la mayoría lucha mientras construye el principio. Te volverás mejor cuanto más practiques.

Si te frustra algo, respira profundamente, relájate durante un minuto, después escribe en Google tu problema. Si te ajustas a uno de los CMS en este artículo, hay tutoriales para todo si los buscas.

Alternativamente, haz uso de YouTube. Habitualmente es más fácil seguir un vídeo que un tutorial de texto.

Y aunque tener un sitio web en funcionamiento no te llevará al éxito en un día, es tu primer paso hacia la cima de la montaña.

Sigue aprendiendo, sigue probando y verás un progreso lento pero de forma segura.

Si tienes preguntas sobre cómo crear tu primera web, házmelo saber en un comentario a continuación. Intentaré aclarar las cosas.

Share